Páginas vistas en total

lunes, 31 de enero de 2011

ENTRE LOBOS

El pasado Miércoles 26 de Enero salimos hacia la Sierra de La Culebra ( Zamora ) Jacobo Hernández, Víctor Pizarro y yo, con el objetivo de ver, escuchar o simplemente compartir hábitat durante tres días en el área más poblada por éste cánido de toda Europa Occidental.  Durante muchos, muchos años de mi vida he sentido una atracción especial por éste animal, y no podía permitirme el lujo de desperdiciar la oportunidad de ir y disfrutar de la compañía y vivir una experiencia única. Hemos pasado frío, dormido poco y en ocasiones mal, pero me iría mañana de nuevo. Era consciente de las pocas posibilidades de ver al cánido, pero las sensaciones... eso era cuestión de tiempo y la verdad me quitaban el sueño. Vivir en el campo durante tres días compartiendo territorio con lobos, saber que en cualquier momento puedes verlos o escucharlos aullar, ver sus huellas, sus excrementos, sentirse observado por un animal que levanta tanta pasión y tanto odio a la vez. Observando la fauna del lugar piensas que la naturaleza ha seguido su curso manteniendo al Lobo en el trono de la cadena trófica. Que corzos, jabalíes, ciervos, zorros... todos están bajo su voluntad. Hasta otro ser, el humano, coexiste con él, con más o menos polémica y buscando la manera de sacar provecho de su presencia. Porque un lobo muerto para un cazador es un trofeo, pero para mi y muchos como yo es patrimonio natural, cultural y humano, y ambas opiniones tienen el mismo derecho a ser respetadas. Es media noche. Nieva. El silencio en el campo es estremecedor, sólo roto por la corriente del río Negro. Al día siguiente regresamos a Extremadura sin haberlo visto, pero da igual. Hemos estado en su casa e imaginado como es su vida. Conocimos a algunos de sus vecinos y prometimos volver más pronto que tarde para estar ENTRE LOBOS.  Miguel A. Baños.

2 comentarios:

  1. Querido amigo:
    Espero que pronto podamos compartir una nueva aventura lobera por aquellos montes. Siempre resulta muy agradable compartir días de campo con personas entusiastas de este fantástico animal.

    Lo hablamos.

    Un abrazo.

    Víctor

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué pena no haberles visto aunque hubiese sido un momento! Adelante con el blog, te seguimos.

    ResponderEliminar